800 años

que nos han

hecho crecer

La Fundación Obra Mercedaria canaliza toda la labor social de los mercedarios de la Provincia de Aragón.

La orden fue fundada en Barcelona por San Pedro Nolasco en el año 1218 con el fin de liberar a los cristianos cautivos de los musulmanes y la piratería del mediterraneo. Adaptándonos a los nuevos tiempos, la misión de la orden es la redención de las nuevas formas de esclavitud, como la de los presos, familias desestructuradas y marginadas, mujeres maltratadas, enfermos, niños sin recursos …

Nuestra larga historia

La Orden de la Merced se fundó en el año 1218 en la catedral de Barcelona por San Pedro Nolasco con el fin de liberar a los cristianos que eran cautivos de los musulmanes y a los que los peligraba la fe cristiana. San Pedro Nolasco, que se ve interpelado por el sufrimiento de los cautivos, en 1203 realiza la primera redención en Valencia, redimiendo unos trescientos cautivos. Es un hombre de profunda fe, que descubre el rostro de Cristo en los cautivos y tiene una experiencia mística donde la Virgen María le pide que dedique su vida a la tarea de redimir cautivos cristianos y sea fundador de una orden religiosa dedicada a esta finalidad. Y a los cautivos dedicará su hacienda, su dinero, su vida y con él se unirán un grupo de laicos que le ayudarán y con los que formará el primer grupo de frailes redentores.

Los mercedarios se comprometían con un cuarto voto, el voto de la redención. A finales del siglo XVII se realizan las últimas redenciones de cautivos, siendo más de 60.000 personas las redimidas por los mercedarios a lo largo de su historia.

En las Constituciones Mercedarias de 1986 se indica que las nuevas formas de cautiverio constituyen el campo propio de la misión de la Orden donde hay una situación social en la que concurren las siguientes condiciones:

  1. Es opresora y degradante de la persona humana;
  2. Nace de los principios y sistemas opuestos al evangelio;
  3. Pone en peligro la fe de los cristianos; y
  4. Ofrece la posibilidad de ayudar, visitar y redimir a las personas que se encuentren dentro de ella.

Los mercedarios se comprometen con un cuarto voto, el voto de la redención

La misión de los Mercedarios

Apostamos por una sociedad que no dé la espalda a la realidad penitenciaria y que se implique en su proceso de reinserción, evitando, en la medida de lo posible, los efectos del internamiento, y promoviendo alternativas rehabilitadoras.

Damos apoyo espiritual a los privados de libertad y promovemos y favorecemos la reinserción social.

Planificamos, desarrollamos y llevamos a cabo todos aquellos actos que son necesarios y adecuados para difundir el conocimiento de la Obra Mercedaria, su historia y sus finalidades.

Realizamos todo tipo de actividades que previenen y evitan las causas sociales que generan delincuencia.

Hacemos toda clase de actividades encaminadas a la creación, formación y ejercicio del voluntariado social especializado en reinserción y obra social penitenciaria.

Desarrollamos todo tipo de actividades encaminadas a la formación cultural y social de los privados de libertad.

Organizamos conferencias, coloquios y seminarios y editamos y favorecemos toda clase de publicaciones periódicas o no, dirigidas a la difusión social de las finalidades de la Fundación Privada.

Acompañamos a las personas que salen en libertad deifnitiva hacia la normalización de la vida en sociedad.

Potenciamos y trabajamos para la promoción de los pueblos y culturas más oprimidos, mediante la creación de programas de desarrollo y cooperación con el fin de conseguir su autodesarrollo.