Cómo viven la Navidad los presos de la provincia de Alicante

 In Alicante Com., Noticias HOME, Sin categorizar

El Secretariado de Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Orihuela, en estrecha colaboración con la Fundación Obra Mercedaria, ha puesto en marcha la campaña «Navidad. Nacer a la libertad, nacer de nuevo». Con esta campaña se busca la implicación de toda la sociedad alicantina para conseguir medidas concretas como seguir dotando de recursos económicos nuestra casa de acogida «Pedro Arrupe», para hombres. Una casa, que al igual que la casa«San Vicente Paúl» para mujeres, gestionada por Pastoral Penitenciaria,  permite hacer de puente entre la vida en la cárcel y la vida en libertad, ayudando, así, a la reinserción de los presos de la Diócesis de Orihuela-Alicante.

📢Un total de 2.711 presos en permiso o que quedaron en libertad fueron atendidos en 2016 en 67 casas o centros de acogida 🏡dependientes de la Iglesia católica⛪️, según el informe ‘Recursos Pastorales. Estadística Pastoral Penitenciaria CEE’, publicado por el departamento de Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal Española👍. En esta línea la Fundación tiene Hogares en Barcelona, Lleida, Sant Feliu, Elche, Castellón y Zaragoza📍. Las casas de acogida son uno de los vértices más importantes de la Fundación ☝️, ya que creemos firmemente que se trata de un elemento clave para la reinserción de las personas que han estado encarceladas y también para prevenir que recaigan otra vez en el delito⛓. Todos los datos en la bio 👌📲 #fundacionobramercedaria #fundacioobramercedaria #mercedarii #mercedario #merced #merce #fundacion #foundation #reinsercion #libertad #segundasoportunidades #prision #carceles #hogares #vsco #vscocam #igers #igersbcn #igersbarcelona #bcn #barcelona #derchohumanos

Una publicación compartida de Fundación Obra Mercedaria (@fundacionmercedaria) el

Otro de los principales objetivos que desde Pastoral Penitenciaria, junto con la la inestimable ayuda de la CEU Universidad Cardenal Herrera de Elche, es apelar a  la participación y a la colaboración ciudadana para no olvidar que ayudar a los presos y a sus familias es invertir en prevención del delito, en el freno a la marginalidad y en la igualdad de oportunidades. Y es trabajar también para que los niños que ahora tienen a su padre o familiar en prisión, y que sufren la pobreza, no sean los presos del mañana. Una iniciativa que busca poner la atención sobre los más de 2.000 presos de las cárceles de la provincia de Alicante sin olvidar las necesidades de sus familias y entorno.

Y es que con esta campaña se busca la implicación de toda la sociedad alicantina para conseguir medidas concretas como seguir dotando de recursos económicos a las casas de acogida gestionadas, «San Vicente Paúl», para mujeres, y «Pedro Arrupe», para hombres. Unas casas que permiten hacer de puente entre la vida en la cárcel y la vida en libertad, ayudando, así, a la reinserción de los presos de la Diócesis de Orihuela-Alicante. Además, con esta campaña navideña se busca seguir becando a las familias de los presos para ayudas de alimentación, comedor escolar para los niños, libros de texto, pago de medicamentos y otras necesidades urgentes. Facilitar, a través de colaboración económica, a los internos españoles y extranjeros de las cárceles de Alicante, la comunicación telefónica con la familia, así como el ayudar a sus familias para que puedan visitarlos en la cárcel. Y mediar, a través de la inserción socio-laboral, para que aquellos que menos opciones tienen puedan acceder al mercado laboral y, por lo tanto, a la construcción de una vida desde los valores del trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad social.

Entrevista a A. Nicanor M. Salazar, preso de una de las cárceles alicantinas

– ¿Cómo se vive la Navidad en la cárcel?
Se pasa muy afligido. Con la familia fuera, lejos de mí, no se pasa de la manera que nosotros quisiéramos. Pero de acuerdo a las circunstancias que la vida nos depara, tratamos de pasarla lo mejor posible dándonos ánimos unos a otros. La verdad es que algunas personas nunca habíamos pensado que pisaríamos una cárcel y se hace muy duro, sobre todo la separación de la familia y los seres queridos. Es normal que en estos días se agudice la tristeza pero yo creo que son unas fechas durante las cuales todos los corazones se ablandan y aquí en la cárcel hay más unión entre compañeros.

– ¿Cómo te gustaría que fueran estos días navideños que están a punto de llegar?
Me gustaría que hubieran sido mejores que los anteriores, me gustaría estar fuera con la familia, poder disfrutar de la llegada de nuestro Redentor, el Niño Dios. Como esto no es posible me gustaría que todos tratáramos de recibirlo de la mejor manera posible, compartiendo entre todos los compañeros, aquí dentro, lo poco que tenemos.

– ¿Sabes que todos los años se pone en marcha una campaña de Navidad y mucha gente se solidariza y colabora? ¿Qué les dirías a todos ellos?
Yo agradezco esa solidaridad que tanta gente demuestra con el prójimo y les pediría que no dejen de hacerlo, que colaboren siempre con la gente que lo necesita y así poder poner un poco de alegría ante tanta tristeza y pobreza.

– ¿Qué valoras más de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis?
Como católico que soy, lo primero que valoro es la celebración de la misa dominical. Para muchos de nosotros es un momento importante de oración y encuentro con Dios. Además, valoro mucho las enseñanzas que la Pastoral Penitenciaria hace dentro da prisión ya que para muchos internos es importante compartir y aprender cosas que quizás en la calle no les daban importancia. Y sobre todo me parece de un gran valor que desde Pastoral Penitenciara se firmen las acogidas. Yo estoy esperando mi primer permiso y si Dios quiere, cuando venga aprobado, será en la casa “Pedro Arrupe” donde podré disfrutarlo porque son ellos, la Pastoral Penitenciaria, los que tienen firmada mi acogida.

– ¿Qué le pides al nuevo año 2018?
Lo principal es vida y salud para toda mi familia y para mí y después mi libertad. En general pido que haya más humanidad en el mundo entero, sin guerras ni conflictos y que Dios bendiga a los gobernantes de todos los pueblos para así poder combatir la pobreza.

Cómo colaborar

  1. Por Transferencia Bancaria en Sabadell CAM indicando que es «Para Pastoral Penitenciaria»
    Cuenta Obispado Orihuela-Alicante: ES22 0081 7310 6100 0223 8130
  2. Por Donativo en el Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria.
    Obispado de Orihuela-Alicante (C/ Marco Oliver, 5, 03009, Alicante)
    Teléfonos: 96 520 48 22 y 96 520 49 09

 

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search