Los voluntarios de entidades sociales volverán a las cárceles catalanas a partir de junio

 In Noticias HOME, Sin categorizar

Las entidades sociales hacen actividades dentro y fuera de los centros penitenciarios desde hace muchas décadas. Debido a la pandemia las actividades que llevan a cabo las entidades sociales a los centro penitenciarios de Cataluña se vieron suspendidas temporalmente el 13 de marzo de 2020 y días sucesivos. Dado que la situación sanitaria ha cambiado, el plan de acción para la transición del confinamiento por Covid-19,
los centros penitenciarios de la secretaría de medidas penales, reinserción y atención a la víctima prevé el regreso a la actividad de las entidades colaboradoras y de voluntariado a lo largo del mes de junio, según informa en un nuevo procedimiento la Taula de Participació Social (TPS).

Este permitirá a los voluntarios de la Fundación Obra Mercedaria entrar a las cárceles para realizar el acompañamiento al preso a partir de junio. «La reanudación de actividades de colaboración será a partir del 8 de junio y las de voluntariado a partir del 16 de junio. Este procedimiento es válido para todas las actividades que se hacían dentro de los centros penitenciarios y quedaron interrumpidas con motivo de la alerta sanitaria y que aún no se han podido reanudar».

Las fases del plan estarán sujetas a las fases de desconfinamiento en que se encuentre cada territorio y de la situación de personas afectadas por coronavirus dentro del sistema penitenciario. Para facilitar la reincorporación de las actividades de las entidades se han previsto tres fases, siempre que también en el exterior del centro penitenciario la alerta sanitaria esté en la misma situación de fase de desconfinamiento:

Fase 0: Se reincorporan los profesionales de las entidades que prestan servicios de colaboración especializados. (Ya vigente)

Fase 1: Se reincorporan los profesionales y voluntarios que desarrollan programas de colaboración a centros penitenciarios.

Fase 2: Se reanudan todas las actividades de voluntariado.

prisiones-2-obra-mercedaria

Test a los funcionarios de prisiones

En la Comunitat Valenciana, el sindicato CSIF ha solicitado por escrito a la Conselleria de Sanidad que, «con carácter inmediato», realice test de Covid-19 a los más de 3.000 trabajadores de Instituciones Penitenciarias. La central sindical considera «imprescindible» esta medida ante la reanudación de actividades como permisos, salidas o talleres productivos, «con lo que aumenta el riesgo de contagio», según ha reclamado en un comunicado.

CSIF explica en su escrito que ha cursado recientemente una denuncia a la Inspección de Trabajo por la reapertura de los talleres productivos en los distintos centros penitenciarios «incumpliendo la normativa en materia de prevención de riesgos laborales y normas concordantes, con el consiguiente peligro para todos en el actual estado de alarma y en unas fases de desescalada que buscan la no propagación y contención del virus Covid-19». El sindicato recalca que si el 26 de marzo ya presentó solicitud ante la Conselleria de Sanidad por registro de entrada para realización de test de Covid-19 a todos los trabajadores y que a día de hoy «siguen esperando».

«Falta de protocolos específicos»

El pasado 13 de mayo ya se remitieron algunas instrucciones a las cárceles de España en las que se especifica que «se limitarán las comunicaciones a dos personas por interno«; y siempre y cuando no se trate de personas que se encuentren dentro de los factores de riesgo por contagio de coronavirus. Además, se reduce al 50% el uso de los locutorios.

Sin embargo, la plataforma Tu abandono me puede matar, que integra a trabajadores de centros penitenciarios de todo el país, asegura que, en el caso concreto de Córdoba, «todavía no existen protocolos específicos para el área de comunicaciones en la cárcel de Alcolea». «Nos enteramos recientemente de cuándo se reanudaban las visitas», pero no están seguros de que la prisión esté preparada: » los trabajadores disponemos de un sola mascarilla quirúrgica para turnos de 48 horas, las mamparas de protección todavía no están instaladas en su totalidad y los guantes no abundan», explican desde el colectivo.

Temen que, al encontrarse en prisión algunas personas con enfermedades de consideración, el virus «se podría extender como la pólvora ahí dentro».

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search