Capítulo 13 de «Temps Mort». Kenichi y Segunda: «Escondí la prisión a mi hijo»

 In Noticias HOME, Prensa - Escrita, Prensa - Radio, Sin categorizar

En este caso es una entrevista conjunta: «Kenichi dice que ignora las paredes y los barrotes cuando entra en la prisión. Solo se centra a disfrutar del rato que puede compartir con la madre. Es interna en el Centro Penitenciario de Wad-Ras, donde él y su hermano la visitan para hablar de los planes de futuro que comparten. Han pasado seis años separados y durante mucho de tiempo la Segunda no supo cómo decirle a su hijo que estaba encarcelada. Él lo ha perdonado y no la juzga. De hecho, se pasa el día contando las horas para volverla a ver».

(Artículo de Temps Mort)

Las visitas en la prisión: «A quien tenga un familiar cerrado le diría que no se sienta triste»

 

En la práctica, las internas de Wad-Ras pueden llamar al exterior 10 veces a la semana, durante 8 minutos

 

«Al principio, visitábamos la madre detrás de un cristal «, nos explica Kenichi en el último podcast de «Temps mort». Es el hijo de la Segunda, interna en la prisión de Wad-Ras y coprotagonista de la entrevista. Marchó del Perú con la ilusión de haber ganado un curso de estilismo en Barcelona, pero antes de bajar del avión, según comenta, ya se había dado cuenta que la habían usado de mula para traficar con droga. Ha estado seis años separada de sus niños.

«Es un sentimiento inexplicable ver tus hijos después de tanto de tiempo«

Desde que los chicos viven en Barcelona, el contacto es más frecuente. En Cataluña, solo hay una prisión de mujeres. La mayoría de las internas se distribuyen en módulos de los centros de hombres.

La dispersión geográfica de las presas a menudo significa un aumento del coste de las visitas para los familiares, tanto el precio del transporte como las horas invertidas. Para paliar la distancia, hay las llamadas.

Las Reglas Penitenciarias Europeas, determinan que se tiene que permitir a las personas privadas de libertad la comunicación con el exterior siempre que se pueda, pero en la práctica, tienen 10 llamadas semanales de 8 minutos cada una y los encuentros presenciales a menudo se hacen en locutorios con rejas y cristales que impiden el contacto directo.

Kenichi recuerda su primera entrada en la prisión:

«Estaba contento porque vería la madre, pero nervioso por si tocaba algo que no tenía que tocar y provocaba problemas«

Hay que renovar el sistema

Soledad Prieto, directora del Centro Penitenciario de Wad-Rasapuntaba en «Temps Mort» la necesidad de repensar los espacios de contacto entre las internas y la familia:

«Es terrible ver una persona querida detrás de unos barrotes«

Pero toda moneda tiene dos caras. Maria Llompart, funcionaria de la misma prisión, señalaba en su entrevista que la mayoría de contrabando se produce en estos encuentros. Las visitas son las que a veces entran la droga en la prisión. El aumento de la vigilancia y la infraestructura poco amable hacen de un espacio donde pasan cosas emocionantes un lugar hostil.

c13_foto

Kenichi, adolescente, dice que ignora las paredes y se centra en la madre.

«A quien tenga un familiar encerrado, le diría que no se sienta mal ni triste, que disfrute del momento y se alegre de poder ver a la persona que quiere«

Ella nunca le admitió que cumplía condena. Cuando se reencontraron en Barcelona seis años después, se lo explicó.

«Me sentí traicionado porque todo era mentira, pero la perdoné y no la juzgo, cada cual hace lo que puede«

El apoyo externo

La família es un elemento clave para cualquier persona privada de libertad. Para bien o para mal. El estudio del Centro de Estudios Jurídicos y Formación Especializada, el CEJ-FE, concluye que todo depende de la calidad de la relación. Cuando es buena, influye de forma positiva en el proceso de dejación de la delincuencia, pero cuando las dinámicas familiares son complejas, el efecto es contrario.

ilustracio_c13_-maria-pars

Ilustración de Maria Parés para el podcast “Temps Mort” de Catalunya Ràdio (CCMA)

Sentimientos como la culpa o el resentimiento pueden conducir a la interna a la reincidencia. Pero parece que no es el caso de la Segunda. Dice que su objetivo cuando cogió el avión nunca fue traficar, sino hacer un curso de estilismo para demostrarle al marido, que la despreciaba, que podía ganarse la vida con su profesión. El único riesgo visible es el de recaer en una situación de violencia machista.

«Aquí he aprendido muchas cosas, como por ejemplo que valgo mucho como mujer«

El tiempo de reclusión para ella ha sido muy duro, pero no ha sido muerto porque le ha permitido crecer. Ahora hace falta que la sociedad pase por su propio proceso de rehabilitación y no permita que personas como la Segunda, supervivientes de la violencia machista y el tráfico de drogas, acaben cerradas entre rejas.

Si quieres saber más cosas de cómo es la vida en la prisión y «con» la prisión, puedes consultar más artículos de «Temps mort».

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search