La reinserción social y el Hogar Pedro Arrupe en el programa Pròxima Parada

 In Noticias HOME, Prensa - Radio

Después de muchos años cerrado no es fácil reincorporarse a la vida en libertad. El Magazín Pròxima Parada de À Punt Ràdio nos muestra esta cruda realidad a través de un reportaje en la Casa de Acogida Pedro Arrupe de Alicante.

Es importante poner en contexto la situación penal de la comunidad Valenciana. En el territorio hay un total de 7 cárceles; dos en Castellón, dos en Valencia y tres en la provincia de Alicante. De estas tres, una es de cumplimiento de condena, la de Villena, la otra es para presos provisionales, Fontcalent, y  finalmente está el psiquiátrico penitenciario. Este último, junto con el de Sevilla, es el único centro de estas características en toda España.

El sistema penitenciario actual busca la reinserción social de los presos, y con este objetivo son muy importantes los permisos penitenciarios. Para obtener un permiso, los presos tienen que conseguir que alguna persona del exterior firme un documento donde se comprometa a acogerlo durante los días que esté fuera, que suelen ser entre 3 y 6 días de permiso. En el psiquiátrico de Fontacalent, por ejemplo,  esto resulta muy complicado, ya que si una persona de Vigo obtiene un permiso del centro psiquiátrico, en estos tres días no podrá ir a Galicia y volver. En este contexto es donde juega un papel importante la casa Pedro Arrupe de Alicante, fundada en 1992.

Mariola Ballester, directora de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Orihuela de Alicante, y responsable del Hogar Pedro Arrupe, también gestionado por la Fundación Obra Mercedaria, nos remarca cómo la pena privativa de libertad deteriora a las personas. «La persona no pierde solo la libertad, sino que pierde muchísimas habilidades necesarias para la vida en sociedad. Es importante que ellos, sobre todo cuando las condenas son muy largas, se enfrenten a la vida diaria.

En este audio tienes el reportaje completo, con entrevistas a Montoya, la persona que se ocupa que el piso sea un auténtico Hogar, y a dos residentes, Nicolás y Miguel (nombre ficticio). Te recomendamos encarecidamente que escuches el programa, ya que muestra a la sociedad, de forma natural y sin prejuicios, una realidad a la que no se le puede dar la espalda.

 

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search