Rehabilitando Ca n’Illescas a través de nuestros usuarios

 In Barcelona Com., Comunidades, Noticias HOME

Nuestros usuarios del Hogar La Mercè de Sant Feliu de Llobregat, están ayudando a rehabilitar la casa señorial de la finca y sus edificios y terrenos adyacentes. Una buena experiencia para su reinserción social

 

Tareas diarias de rehabilitación

Durante estos últimos meses, algunos de nuestros usuarios del Hogar La Mercè de Sant Feliu, en plan de voluntariado, se han desplazado diariamente hasta la finca Ca n’Illescas con la furgoneta de la Fundación, conducida por nuestro voluntario José Antonio o bien por el mismo Provincial, P. José Juan Galve, y acompañados por el voluntario de la Fundación Obra Mercedaria, José María Duran. Allí han estado realizando diversas tareas de mantenimiento: desde limpieza de la maleza, reparación de ventanales o paredes, pintura, drenaje de agua, etcétera.

Con su entrega y energía, todos ellos nos están ayudando a rehabilitar los distintos edificios y su terreno adyacente. Es verdad que la casa requiere de alguna obra mayor y más seria, a cargo de profesionales, pero el resto, que es mucho, lo están llevando este pequeño grupo de voluntarios y usuarios, los cuales están realizando una gran labor.

De esta manera, este trabajo, aparte de tenerlos ocupados mientras siguen en busca de una ocupación estable, les sirve también como reinserción social. Y es que el empeño que están poniendo hace que estén adquiriendo práctica en todo tipo de trabajos de albañilería.

Pequeña historia y evolución de la finca

Antiguamente, en el lugar donde se encuentra hoy la finca, había un conjunto de casas de payés tales como Can Nicolau, Can Llunell, Can Arolas, etc. que hasta el 1 de enero de 1916 pertenecieron al municipio de Santa Creu d’Olorda, en el término municipal de Molins de Rei.

Can Nicolau fue comprada por Sixto Illescas y Carreras, padre del arquitecto Sixto Illescas y Mirosa, que proyectó la actual casa y, entre otras muchas edificaciones, la iglesia parroquial de Sant Bartomeu de la Quadra. La torre es de época modernista, habiendo sufrido alteraciones y reformas para adecuarla a los diferentes usos que se le han dado a lo largo de su existencia.

Después de los Illescas, la familia Aranguren adquirió la finca, que pasaría a la Sra. Rosa Gay y Sans, la cual la donó, entre otras propiedades, a los padres mercedarios, siendo ello motivo por el que recibió la Medalla de Oro al Mérito Social Penitenciario.

formandos_1

Ca n’Illescas, con las naves anexas, ejerció durante varios años como casa de colonias para los chicos de familias vinculadas al mundo penitenciario, dándole así un sentido social.

formandos_2

Cuando estas actividades ya no pudieron seguir haciéndose, la casa fue lugar de reunión y de retiro para el Voluntariado Penitenciario y de los colaboradores en las parroquias mercedarias de Barcelona. Durante algunos años vivió en la casa una comunidad religiosa mercedaria en la que vivían los formandos que se preparaban para ser capellanes mercedarios.

Cerrada la comunidad religiosa quedó como masovero, hasta su fallecimiento, Isidoro Salcedo. Persona de buen talante, mantenía excelentes relaciones con la familia Lecha-Legua y algunos otros amigos que colaboraban con gran ilusión por mantener los edificios y la finca en buen uso para las distintas actividades que seguían realizándose.

Actualmente

En los últimos años ha sido Joaquín la persona que ha estado al frente de la casa y la finca, manteniéndolas habitables. Pero es evidente que la casa necesitaba arreglos que no se podían demorar más tiempo.

Actualmente, en estos últimos meses, como ya hemos comentado más arriba, estamos yendo y viniendo cada día para ir avanzando en pequeñas y medianas obras que requiere la finca. Al mismo tiempo se está en contacto con instituciones públicas y privadas para concretar alguna actividad que permita la realización de la obra social deseada. De momento se están valorando varios proyectos propuestos, a la vez que se buscan solventar algunos problemas, entre otros la provisión de agua, para no depender del agua pluvial.

Pero la apuesta por nuevos usos es firme por parte de la Orden Mercedaria y de la dirección de la Fundación. Por lo que todos deseamos, cuanto antes mejor, encontrar un proyecto que cumpla nuestras dos grandes finalidades: la prevención y la reinserción de personas que, cumplida su estancia en prisión, necesitan apoyo para su integración en la sociedad.

foto-grup_ultima-foto

Nuestro Provincial P. José Juan Galve y nuestra directora Núria Ortín junto a algunos de los usuarios de la Llar de la Mercè

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search