Motín en el Helicoide, una de las cárceles más tenebrosas de Venezuela

Los presos políticos de El Helicoide, cárcel ubicada en el centro de Caracas, iniciaron este miércoles una revuelta en protesta por las condiciones en las que se encuentran y los retrasos en sus procesos judiciales y en la ejecución de las excarcelaciones. Un grupo de ellos con sentencias de puesta en libertad sigue entre rejas.

El motín se ha dado a conocer a través de vídeos difundidos en redes sociales en los que se muestra una revuelta de los reclusos por los pasillos del penal.

 

El Helicoide alberga alguno de los más importantes presos políticos del país, incluyendo alcaldes de la oposición y el ciudadano estadounidense Joshua Holt, 25, quien fue arrestado en Caracas después de haberse casado con una ciudadana venezolana y es acusado de terrorismo por el régimen de Maduro. Los presos políticos más conocidos que ha detenido el Gobierno socialista de Nicolás Maduro se sublevaron el miércoles para denunciar torturas y exigir la libertad de los oponentes en varios vídeos difundidos en las redes sociales.

El motín, calificado de “pacífico” por los presos, se originó en la sede del Servicio de Inteligencia (Sebin), también conocida como El Helicoide, después de que se produjera una escaramuza entre el activista Gregory Sanabria y un grupo de presos comunes. Sanabria, detenido en el fronterizo estado Táchira, acusado de haber promocionado la violencia durante las protestas de 2014, acusó en un vídeo, donde aparece con la cara magullada, a los funcionarios carcelarios de haber presionado a un grupo de reclusos para que le apalearan.

“Queremos ver a alguien, si es que existe en este país, que venga a estas mazmorras en donde matan gente y violan los derechos humanos de todos los venezolanos que estamos aquí”, dice el exalcalde opositor Daniel Ceballos junto a otros reclusos, en un vídeo que ha sido difundido por medios locales y redes sociales. Ceballos, que en 2015 participó durante semanas en una huelga de hambre, está privado de libertad desde hace cuatro años y acusado de promover la violencia de las protestas antigubernamentales de 2014 que acabaron con un saldo de 43 muertos, y centenares de heridos y detenidos.

La presidenta de la ONG Venezuela Awareness Foundation, Patricia Andrade, que vela por los derechos de los presos políticos en Venezuela, expresó preocupación por el uso de gases lacrimógenos. “Ellos se encuentran en zonas donde no hay ventanas, ahí casi no hay ventilación. Si les tiras unas bombas, los ahogas”, señaló. El Helicoide alberga alrededor de un centenar de presos políticos, incluyendo estudiantes menores de edad que fueron arrestados durantes las manifestaciones del año pasado, explicó Andrade.

Algunos de los prisioneros llevan años allí, aún cuando en realidad el Helicoide está diseñado para detener brevemente a personas detenidas durante los procesos de investigación. Algunos detenidos no han llegado a ser presentados en la corte.

Las cárceles venezolanas, conocidas alrededor del mundo como verdaderos infiernos en la tierra, han sido el centro de frecuentes motines que trágicamente han terminado con decenas de muertos. En marzo, cerca de 70 prisioneros perdieron la vida en una cárcel ubicada en la Ciudad de Valencia, tras producirse un incendio durante un motín.

Recent Posts

Leave a Comment