P. José Antonio Marzo: «La situación del coronavirus en Mozambique cada vez es más grave»

 In Mozambique Com., Noticias HOME

Entrevista al Padre José Antonio Marzo, mercedario y misionero en Mozambique desde el año 2000, en la que nos cuenta cómo está actualmente el país y cómo se está coordinando la Escuela mercedaria Nossa Senhora do Livramento.

obra-mercedaria-mozambique

Qué tal está siendo su paso por España?

Ahora estoy viviendo un periodo especial debido a la pandemia del coronavirus. Vine el mes de febrero y cuando tenía que volver al país cerraron fronteras, empezó el confinamiento, y he tenido que estar aquí.

Cuéntenos un poco la situación actual de Mozambique.

Allí la situación del coronavirus cada vez es más grave. Según los datos de ayer, 29 de junio, hay 883 casos confirmados y 6 fallecidos. Hay dos grandes focos en el norte y en el sur del país. El estado ha decretado el estado de emergencia, que comenzó a mitad de marzo. El presidente del país, Filipe Nyussi, decretó un confinamiento especial, que  por las circunstancias y por la manera de vivir y de trabajar, mucha gente no está cumpliendo. Es un contexto totalmente distinto al de aquí, ya que cada día se tiene que ir a trabajar para poder comer.

¿Las escuelas cerraron?

Sí. Somos responsables de una escuela de 3.500 alumnos. Los lugares de culto y las actividades públicas no esenciales también cerraron. Así llevamos ya tres meses desde mitad de marzo. La situación en el colegio ha sido difícil de coordinar. El centro tiene una cierta autonomía de trabajo y los profesores y todo el personal continúan ejerciendo su profesión a través de turnos para no estar todos juntos. Los alumnos sí que se han quedado en casa.

¿Qué han hecho los profesores y equipo directivo?

El primer mes elaboraron unas fichas de trabajo para dos tipos de clases, unas que al final de año tienen examen para poder pasar al curso siguiente y las otras en las que han acabado el último curso y se preparan para el paso a la Universidad. Los profesores se agruparon por materias: portugués, francés, matemáticas…de cada clase elaboraron tareas para que trabajaran los alumnos en sus casas.

obra-mercedaria-mozambique

Los  profesores, a través de Whatsapp, han ido apoyando y acompañando a los alumnos en casa, que durante un mes estuvieron elaboraron los deberes. Durante el segundo mes fueron evaluando los trabajos como si fueran exámenes. Finamente, en el tercer mes, acabaron el acompañamiento a los alumnos y dieron los resultados de los alumnos a la escuela. El sector administrativo también se ha dividido en turnos. La escuela son dos edificios: primaria y secundaria. Ahora el problema lo encontramos en cómo retomar las clases. Parece ser que podremos a partir del próximo mes de julio.

¿Se prevén algunas medidas de prevención específicas?

El Gobierno hoy mismo nos ha enviado un proyecto para que los profesores lo analicen y el ministerio lo ponga en práctica. Todavía no está definido, pero hay cosas fundamentales: distianciamiento, higiene y mascarillas. Estas tres cosas son fundamentales para poder empezar la escuela.

Las clases no son de 25 o 30 alumnos como aquí, sino que pueden llegar a ser de  60 o 70 alumnos, en las escuelas privadas un poco menos, pero en las públicas hay escuelas en las que hay 100 alumnos.

¿Cómo se puede crear ese distanciamiento social con 100 alumnos?

Están hablando de retomar las clases por ciclos, y que en cada sala haya entre 20 y 25 personas. Doblar horarios no podemos, porque significa doblar sueldos. Para nuestra escuela sería un problema porque es concertada, que significa que el estado paga a profesores. El resto de trabajadores, administrativos o directores pedagógicos los paga la escuela. Si el Estado nos obliga a pagar esas horas extras nosotros no vamos a poder porque no tenemos dinero. Los alumnos pagan lo mínimo para la manutención de la escuela.

¿Alguna solución?

Se está estudiando la posibilidad de que unos estudien por la mañana y otros por la tarde. De esta forma el profesor que de clase por la mañana ya no lo hará por la tarde. Hay una propuesta seria para volver a empezar a trabajar.

obra-mercedaria-mozambique

Distanciamiento, clases de 25 personas, mascarilla, y posibilidad de higiene en todo momento. En Mozambique los cursos son de febrero hasta noviembre. Ahora empezaran en julio y acabarían en enero. Con ese nuevo calendario solo se perderían el 23% de horas lectivas.

¿Existe conciencia ciudadana?

Ahora mismo el ciudadano mozambicano está concienciado sobre la gravedad de la situación. La gente de la parroquia me escribe preocupada, pero allí el problema es mantener el distanciamiento social y quedarnos en casa, pero esa gente no se puede quedar en casa porque sino no come. A partir de las 17h los bares cierran y la policía controla bastante. El transporte también es otra cosa que ha cambiado, ahora solo pueden entrar las personas que se pueden sentar, y todos con mascarilla, evitando aglomeraciones en el interior.

La iglesia por ahora la mantenemos cerrada, aunque muchas iglesias no católicas hacían cultos de todo tipo y la policía tenía que intervenir porque no respetaban ni tenían conciencia social. Los aeropuertos siguen cerrados y parece ser que abrirán en breves, hay programado algún vuelo para la segunda semana de julio y si Dios quiere espero ir para allá por esas fechas.

 

 

 

 

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search